martes, 25 de agosto de 2009

Si vis amari ama

Esto no es solo acerca de vos, se trata también de él y aquel, de ese y el otro; es acerca de sentir y el vacío, es acerca del camino.

Es acerca de como no te dejé entrar, de como cerré la puerta a pesar de que me moría por abrirla; de como deje la ventana abierta pero cuando te vi subir por ella la cerré y me encerré.

Es acerca de como aparté la mirada y simulé que no me abrazabas con tus ojos, de como cerré mis odios ante el susurro de lo que sentías... de lo que sentía.

Es acerca de como corrí hacia donde no quería, de como te dí la espalda mientras me desmoronaba intentando evitar pensar en que tu también te destrozabas.

Es acerca de lo que cayé cuando quería gritar, de lo que no dije cuando esperabas que hablara, de lo que debía haber pronunciado para hacernos seguir, para continuar juntos.

Es acerca de lo que evité, de lo que suprimí, de lo que deseé; cometiendo el pecado de no ser lo suficientemente fuerte para ir por él, para no dejarlo ir.

Es acerca de lo cerca que quería estar y de lo lejos que terminé, dandome cuenta, con cada acción que daba, lo lejos que terminaba, sabiendo que lo que hacía me estaba separando y no era capaz de hacer nada para cambiarlo.

Es acerca de como me protegí, de como no me arriesgué, de como me senté cerca de la orilla pero no lo suficiente como para mojarme los pies.

Es acerca de darme cuenta de cuales fueron mis errores rogando no cometerlos más, sabiendo que cambiar es difícil, entendiendo que si no lo hago lo alejaré también a él.

Es acerca de que no te siento, es acerca de que te siento, es acerca de como es y como debería ser, es acerca de como era y de cuanto he cambiado.

Es acerca de hablar en pasado cuando lo único que tenemos es el presente, un presente donde espero no estar sola, un presente donde no estaremos juntos nunca más.

3 comentarios:

  1. ¿Un presente que no debe pasar? Yo creo fielmente en que si algo pasa o no es porque así estaba escrito... al final talvez no convenía, o no conviene... y uno como ser humano siempre guarda esa esperanza y a la vez guarda la culpa... quizás fue mía, quizás tuya o de los dos...

    Un acto tan rápido como cerrar una ventana puede ser que ya estaba escrito, más si fue sin pensarlo mucho, más si se quería que siguiera subiendo por un momento... no sé...

    Posts geniales como siempre Bodokito...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. "Bien sé que las mujeres aman, por lo regular, a quienes lo merecen menos. Es que las mujeres prefieren hacer limosnas a dar premios" (Jacinto Benavente)

    ResponderEliminar